16/6/14

Deja un comentario

En historia, las fechas son relativas


Cuando pensamos en el tiempo, o en analizar períodos de la historia, siempre usamos algo que nos haga de referencia ya sean eventos, hechos o años concretos.

Pero ¿quién establece qué calendario es el bueno? ¿lo ocurrido en el pasado realmente ocurrió cuando nos cuentan? ¿vivimos en la fecha que creemos o es todo ficción?. Realmente, ¿en qué fecha estamos?

Responder a según qué preguntas en relación al tiempo es muy complicado, este ha sido calculado por el hombre y por ello hay diferencias culturales, religiosas y continentales.
Solo hace falta ver todos los calendarios que existen o han existido, por ejemplo el calendario gregoriano, este es originario de Europa, es el utilizado de manera oficial casi a nivel mundial, aunque, no ha sido así siempre, fue instaurado en 1582 en sustitución del calendario Juliano, utilizado desde el año 46 a.C. Éste se basaba en el movimiento del sol para medir el tiempo.
En países ortodoxos el calendario juliano fue el aceptado hasta principios del siglo XX.
Luego está el calendario budista, usado actualmente en 5 países y que empieza a contar desde el año 543 a.C. Muchos budistas celebran el año nuevo el 3 de febrero aunque los tibetanos lo hacen el 18 del mismo mes.

El calendario gregoriano

El calendario hebreo por su parte es lunisolar, basado en el sol para determinar los años y en la luna para los meses. La versión moderna usada hoy día por la que se rigen los judíos se consolidó en el año 359. Éste empieza el 7 de octubre del 3761 a.C., que para ellos es el 1 del mes de Tishrei del año 1. Así que para los judíos estamos en el año 5774.

El calendario chino es parecido al hebreo, asociado con el emperador Hun Ko Pao sobre el año 2637 a.C. Donde se introducen 5 ciclos de 12 años regidos por animales. En comparación, actualmente ellos están en el 4712 de su calendario.


Todo esto también sucede en base al calendario hindú, el antiguo calendario japonés, el musulmán quienes actualmente están en su año 1435, entre muchos otros. Lo importante de ver estas diferencias entre fechas es que la realidad que uno tiene en mente no es la misma que la que tienen en otra cultura y que, hay sucesos a nivel internacional en la historia que pueden haber ocurrido en distintos momentos temporales según a quién preguntes. El problema de la occidentalización a nivel mundial es que a veces se tapan curiosidades de este tipo y se pierden, imponiendo otras costumbres que, hoy día, creemos que siempre han sido así.