10/2/16

¿Cuál es la hora más fría del día? curiosidades


Supongo que para la mayoría de nosotros la hora más fría del día es aquella en la que nos pilla en plena calle, eso nunca falla. Sin embargo, para el termómetro la realidad es bien sencilla y se trata de un tema que tiene poca discusión. En la entrada de hoy vamos a descubrir por fin cuál es la hora del día en que hace más frío.

¿Cuál es la hora más fría del día?

Aunque la mayoría de la gente piensa que la temperatura más baja se da por la noche esto no es cierto, pese a que la principal fuente de calor, nuestro sol, se encuentre ausente. Durante la mayoría de los días del año, justo después del amanecer es cuando los termómetros suelen marcar los dígitos más fríos. El momento justo es media hora después del amanecer si estamos en verano o una hora si es invierno y esto tiene varias explicaciones.

Cuando cae la noche la superficie de la Tierra no recibe ninguna energía del exterior, pero ésta sigue irradiándola sin descanso, por lo que se produce un aumento de las temperaturas hasta el amanecer. Y una vez que ha amanecido, como los rayos de sol son tan tímidos y llegan con tanta inclinación son absorbidos casi en su totalidad por la atmosfera antes de llegar al suelo.

¿Cuál es la hora más fría del día?

Por lo tanto, hay que esperar a que el sol ascienda en el cielo para que la radiación hacia la superficie aumente y consiga igualar el calor que ésta desprende. Y hasta que esto suceda, los termómetros nos indican que nos encontramos en el momento del día en que la temperatura es más baja, ya que a partir de ahí comenzará a aumentar progresivamente a lo largo del mismo.

Pero debes tener en cuenta que esto que acabamos de explicar puede variar dependiendo de la parte del planeta en la que te encuentres, la estación del año y el clima.


Sigue leyendo nuevas curiosidades en Adelantando el Mundo: Cómo se forman las estelas de los aviones

+

8/2/16

¿Por qué no hay ruedas en la naturaleza?


Los animales a lo largo de sus distintas etapas evolutivas han adoptado formas muy curiosas y variadas para desplazarse, como alas, tentáculos o patas, pero ninguna de ellas se acerca remotamente al aspecto de una rueda. ¿Sabes cuál es el motivo de esto? En la entra de hoy vamos a ver la respuesta.

¿Por qué no hay ruedas en la naturaleza?

Aunque el diseño de una rueda parece sencillo a simple vista, en general se trata de un concepto avanzado que la humanidad tardó miles de años en desarrollar y que ningún sistema biológico pluricelular ha creado jamás como medio de locomoción. De hecho, las únicas cosas parecidas a ruedas de las que tenemos constancia son los flagelos de las células procariotas.

Es verdad que existen algunos metazoos que son capaces de desplazarse con un movimiento rotatorio, pero lo consiguen enroscando todo su cuerpo. Ya cambiando de escala, a una más próxima al ser humano, los armadillos son un ejemplo de movimiento circular impulsado por la gravedad, pero para ello necesitan estar en una pendiente, son incapaces de generar esa energía por sí mismos.

¿Por qué no hay ruedas en la naturaleza?

Toda esta información ha sido sacada del artículo publicado en el periódico The Sunday Times llevado a cabo por el famoso etólogo Richard Dawkins. En él podemos leer sobre estos complejos asuntos de la evolución de las especies, que ha ocupado miles e incluso millones de años de nuestro tiempo.

Y la respuesta a la que ha llegado es realmente simple: los animales no han desarrollado ruedas porque no las necesitan, en realidad no les supone ningún tipo de beneficio a las otras alternativas de las que ya disponen. Es más, según el estudio generar el sistema de nervios y vasos sanguíneos necesarios para ello supondría un grado de especialización tal que convertiría todo este asunto en un problema de gran magnitud.


Sigue leyendo nuevas curiosidades en Adelantando el Mundo: Por qué sangran algunos glaciares

+

5/2/16

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos


Para que un medicamento que se encuentra en la antesala de producción pueda pasar de los laboratorios a las farmacias debe demostrar que es más eficaz en su tratamiento que un elemento sin compuestos químicos. Imaginemos un caso en el cuál los sujetos de estudio sean más sensibles al efecto placebo que otros. ¿Qué es lo que pasa entonces?

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos

La respuesta nos la da Kathryn Hall, que es una investigadora de la Universidad de Harvard: “El resultado tendría unos errores de base tan importantes que invalidaría cualquier estudio posterior y por tanto nunca tendríamos la certeza de si ese medicamento es tan bueno como parece ser”.
La solución al problema

Para solucionar todo esto sería necesario conocer ese nivel de susceptibilidad de los individuos antes de comenzar la investigación. Esto era algo imposible hasta hace poco, cuando Kathryn Hall descubrió el placeboma, que es el conjunto de genes que tienen una implicación directa en estas cuestiones.

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos

Según el estudio publicado el pasado mes de mayo, la fiabilidad de las investigaciones clínicas aumentaría si se seleccionara a los individuos más adecuados para estos ensayos, teniendo en cuenta valores hasta ahora desestimados como la susceptibilidad hacia el efecto placebo. Todo esto ahorra no solo tiempo y dinero, sino que asegura que el medicamento que se quiere probar realmente produce los resultados deseados.

Y es que las vías neuronales pueden jugarnos una mala pasada y hacernos creer lo contrario. Para ello, la doctora Kathryn Hall propone entre otras cosas incluir un tercer grupo sin ningún tratamiento, para así poder detectar las consecuencias del mismo.
Sea como sea, esta nueva técnica supone una revolución para la industria farmacéutica, y es que detectar el placeboma de un individuo nos va a permitir mejorar los procesos de prueba de todos los futuros nuevos fármacos, centrándonos en su efectividad y no en falsas sensaciones de bienestar.


Sigue leyendo nuevas curiosidades en Adelantando el Mundo: ¿Quien inventó el secador de pelo?

+

Comparte la web en WhatsApp desde tu móvil