28/3/08

2 comentarios

RELATO DE CIENCIA-FICCION EN MP3

Bueno, pues aprovechando que estoy de estreno, ya que he añadido un nuevo elemento a la página, se trata de un lector de textos mp3, que aparecerá al final de cada entrada, al que podeís pulsar "escucha este post"y así oireís en audio el texto de la entrada.
Como iba diciendo, he añadido un pequeño relato de ciencia ficción que escribí al principio del blog para que ahora podais escucharlo en mp3.
Espero que os guste, escuchadlo y luego me comentais que tal.

CÓRDOBA, “LA LUZ QUE ILUMINA”

Cuando abrió los ojos sintió un fuerte dolor de cabeza y al tocarse notó que tenía una pequeña brecha.
Estaba aturdido y le dolía todo el cuerpo.
Tardó un poco en comprender cual era su situación, había sufrido un accidente con su Unidad de Desplazamiento Temporal.
Luis era investigador e historiador, y fue elegido para realizar los primeros viajes temporales en el año 2309. En los dos primeros viajes retrocedió 10 días y 2 años respectivamente, y ambos concluyeron con éxito.
En este tercer viaje las previsiones eran retroceder 30 años, pero en el módulo de salida surgieron problemas, los controles se bloquearon y hubo una fuerte explosión, esto fue lo último que Luis recordaba.

Rápidamente presiono en su muñeca el botón que accionaba su pantalla de información virtual para comprobar en la fecha y el lugar donde se encontraba.
Al hacerlo quedó boquiabierto y paralizado. ¡No podía ser!, no había retrocedido 30 años como estaba previsto, sino 300, y había aparecido precisamente el “Día de la Luz” y justo a las afueras de la antigua ciudad de Córdoba.
23 de abril de 2009, era una de las fechas más importantes de la historia, un día celebrado en el mundo entero.

Luis como historiador, recordó que fue este día cuando se fundó el “Consejo por el Planeta”.
Este Consejo creado en la antigua ciudad de Córdoba promovió facilidades para todos los investigadores, filósofos, empresarios, etc..., que quisieran trabajar desinteresadamente por el Planeta.
En contra de lo que muchos podían imaginar, había una cantidad importante de personas interesadas en cambiar el rumbo del planeta y el Consejo creció de forma exponencial.
Ya no sólo eran manifestaciones y protestas de organizaciones con el lema de “Otro Mundo Es Posible”, ahora se estaba actuando prácticamente, canalizando todos los esfuerzos a través del Consejo.
Los investigadores hicieron grandes descubrimientos y las patentes se inscribían a nombre del Consejo, los empresarios y los pensadores, se encargaron de gestionar todos los nuevos hallazgos y beneficios que se generaban.
En muy poco tiempo se fundó toda una ciudad de personal del Consejo junto a la antigua Córdoba, la cual pasó a dedicarse también por entera a tareas relacionadas con el tema.
En cuestión de pocos años la ciudad pasó a multiplicar su población por 20, a la par que se hacían descubrimientos cada vez más espectaculares.
Se consiguió frenar el cambio climático, se mandaba a los países pobres superalimentos y tecnología sin coste alguno.
Fue en África donde se llamó a Córdoba por primera vez “Córdoba, La Luz Que Ilumina”, coletilla que quedaría para la historia.
Aquí en el continente caliente, a los siguientes 10 años los llamaron “La Década De La Dignidad”, ya que además de erradicarse el hambre, se alcanzó el nivel de vida de los países más avanzados.
Aunque desde algunas potencias se intento boicotear al Consejo del Planeta, la antigua Córdoba pasó a ser la megametrópoli más importante y la que marcó la forma de vida futura del planeta.

Y la fecha en que cambio el mundo fue el 23 de abril de 2009, el Día de la Luz, justo el día en que por azar Luis apareció.

De pronto una explosión lo devolvió a la realidad, abandonando sus pensamientos.
Según la pantalla virtual se hallaba justo a las afueras de la antigua ciudad de Córdoba.
Miró a su alrededor y no vio a nadie, entonces comprobó que todos los controles de la Unidad de Desplazamiento Temporal estaban perfectamente operativos.
Podía regresar en este mismo momento, pero quien se podía resistir a visitar la Sede del Consejo del Planeta precisamente el día de su fundación.
Mientras no hiciera nada que pudiera afectar y cambiar el futuro no había problema.

Salio de la maquina, la cual dejo escondida en el fondo del río al lado de unos grandes pinos.
Echo a andar en dirección a la ciudad y tras unos 15 minutos de caminata, al subir un pequeño cerro, vio algo que lo dejo estupefacto, incluso sufrió un pequeño desmayo, estaba fuera de juego.
Al fondo tenía lo que parecía ser una ciudad típica de principios del siglo XXI, en la que reconoció la mezquita, pero ante sus ojos tenía un poblado medieval con muchos mercaderes, que al parecer estaban celebrando algún tipo de fiesta, con fuegos artificiales, música, comida, bailes...
¡Qué ocurría!. Acaso se habían superpuesto dos épocas distintas.
Se acerco poco a poco con los ojos muy abiertos y caminando cautelosamente, entonces leyó en una gran pancarta: “Fiesta de la Primavera 2009, recreación del mercado medieval”.
Uff..., lanzó un gran suspiro, a la vez que se escapo varias carcajadas. Pensó: por suerte todavía no me he vuelto loco.

Continuó en dirección a la ciudad; una vez dentro recordó que la sede original se fundó en una calle junto a la mezquita
Mientras caminaba, alucinaba observando como era la vida en el pasado, trescientos años antes. La ciudad era diminuta en comparación con la capital mundial, con la megametrópoli que era en la actualidad.
No existían aún aerotransportes, ni había super-rrascacielos (uno sólo de estos podía contener la población actual de la ciudad del 2009).
Toda la gente se le quedaba mirando, entonces cayó en la cuenta de que su ropa no era adecuada para esta época y que sus 2’25 metros también llamaban la atención, pero aparte de algunos niños que lo señalaban nadie se paro a preguntarle nada. Era mejor, cuanto menos interactuará con la población, menos problemas.

Al llegar a una de las puertas de la mezquita volvió a consultar su pantalla virtual para situar justo donde se encontraba la sede.
Al volver la esquina vio una pequeña casa con la fachada bastante descuidada.
Parecía mentira que desde esa vieja casa y desde ese día el mundo ya nunca volvería a ser como lo habían conocido.
Se acercó a la puerta y allí estaba un hombre de pequeña estatura con un antiguo traje de la época colgando un rótulo con un rudimentario taladro motorizado.
En el rótulo con pequeñas letras se podía leer “ CONSEJO POR EL PLANETA”.
Allí estaba él ante uno de los hechos más importantes de la historia de la cual aquel hombre no era consciente. No había nadie más, ni un simple representante de la prensa.
Entonces se hecho reír por lo insólito de la situación.
El hombrecillo se dio la vuelta y mirando hacia arriba le dijo:
- Y usted de que se ríe.
- No, no, de nada, cosas mías.
- Entonces piérdase por donde ha venido.

En efecto, Luis volvió al río desde donde dio el salto al presente.
Había sido testigo de privilegio del “Día de la Luz”,
en “Córdoba, la Luz que Ilumina”.

FIN

2 comentarios:

manuel-tuccitano dijo...

Está bien escrita y compuesta... sería buena idea encontar un dibujante y te hiciese un comic (me encanta los comic´s)...la voz, la tuve que quitar...no tiene mucha expresión ( adios gracias) por lo menos nos obligamos a seguir leyendo. Saludos

Matute Gemelli dijo...

hola me gustaria saber si estan interesados en intercambiar links con mi blog.
www.baresdebuenosaires.com
Muchas Gracias.