17/10/12

5 comentarios

El "Portaaviones" de Santiago Carrillo

En plena transición, el presidente Adolfo Suárez tenía claro que para que ésta llegara a buen término era indispensable la legalización del Partido Comunista de España.

Como cualquiera podía imaginar, esta era una cuestión muy delicada, ya que existían grupos con mucha fuerza que eran contrarios a dicha legalización.
Un ejemplo claro era el ejercito, que tras varias décadas instruido bajo el lema de que "los comunistas eran el demonio", masones, quema-iglesias, etc... estaban totalmente en contra de su legalización y como no, la diana de todas sus iras se plasmaba en la figura de Santiago Carrillo.

Santiago Carrillo y Adolfo Suarez - curiosidades

En alguna reunión el presidente Adolfo Suárez tuvo que prometerles que esto no ocurriría, para calmar los ánimos del ejercito.

Poco a poco algunos militares fueron aceptando la premisa de Suárez de que para la consecución de la transición y para llegar a una España democrática, todos los partidos debían ser legalizados.

La cuestión es que la noticia de la legalización del PCE cogió por sorpresa a muchos que no la esperaban aún y esto provocó diversas reacciones.
Por ejemplo, Fraga declaró que aquello había sido un "golpe de estado" y el Almirante de la Marina
Pita de Veiga presentó su dimisión.

Tras esta dimisión, ningún general quiso hacerse cargo de la Marina, asumiendo la legalización del Partido Comunista y menos tras la dimisión del anterior General por este hecho.

Cuentan las malas lenguas de la transición que la única manera de convencer al siguiente Ministro de la Marina, Pascual Pery Junquera, fue con un regalo, como se hace con los niños, y Suárez tuvo que encargar la compra de un Portaaviones para la Marina Española como condición para aceptar el cargo de Ministro de la Marina.

Desde entonces, esta curiosidad histórica es conocida como "El Portaaviones de Carrillo", que fue lo que le costo al Estado legalizar el PCE.

Portaaviones Principe de Asturias R11 - curiosidades


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Fue el Almirante Pita da Veiga, no el General. Y la foto de abajo es de un portaaviones americano.

Antonio ruz cañero dijo...

Tomo nota.

Antonio ruz cañero dijo...

Editado el artículo:

He corrido lo del general por Almirante.

Además la foto que se puede ver del portaaviones pertenece al "Principe de Asturias R11". Uno de los protagonistas de la anécdota.

Antero dijo...

No conocía la "anécdota". La transición, con sus tiras y aflojas, en cierta manera fue ejemplar. No fue fácil para la mayoría adaptarse a los nuevos tiempos pero entre todos se consiguió. Veremos a ver como salimos de ésta.

Un saludo

Antonio ruz cañero dijo...

Buenas Antero.

Esta claro que todo el mundo tuvo que ceder para llegar a un fin común.

Y de esta espero que salgamos mirando un poco más a las personas y menos al capital.

Nos vemos.