24/4/13

Deja un comentario

Taro y Jiro, los perros héroes de Japón

Existen en las ciudades de Tokio y Nagoya, unas estatuas muy curiosas. Se trata de los monumentos erigidos en honor a Taro y Jiro, dos simpáticos perros muy famosos en el país del Sol Naciente por sus valientes acciones.

Estátuas de Taro y Jiro

Todo comenzó en el año de 1957. La primera expedición japonesa de investigación en la Antártida, se instalo en la base de Showa para pasar un año completo. Al término de este, una segunda expedición fue mandada en barco para sustituirlos, con tan mala suerte que este quedo atrapado en un temporal.

Después de la operación de rescate pertinente, el grupo de la primera excursión conformado por 11 personas, ya se había preparado para salir de Showa junto a una quincena de perros de raza Husky, y tuvo que ser evacuado de emergencia, sin la posibilidad de rescatar también a los animales que se quedaron abandonados mientras aún permanecían encadenados en la parte exterior de las instalaciones.

Al año siguiente llegó una tercera expedición, la cual descubrió con asombro que dos de los 15 perros habían sobrevivido a las extremas condiciones del lugar. Taro y Jiro habían logrado soltarse de sus cadenas y se habían mantenido con vida todo ese tiempo,habían conseguido comida cazando focas y pingüinos. Los cuerpos de sus compañeros se encontraban indemnes, sin señales de necrofagia por parte de los canes supervivientes.

Imágen de dos perros Husky

El hecho admiró tanto a la población japonesa, que la raza Husky se hizo muy popular entre sus habitantes y fue muy solicitada en los años 90. Los perros se volvieron héroes nacionales y Taro volvió a la ciudad de Sapporo para vivir en la universidad de Hokkaido mientras que Jiro permaneció en la Antártida hasta su muerte en el año de 1960.