10/4/13

Deja un comentario

El origen de las “adelitas” mexicanas

Curiosidades históricas de México


Una costumbre muy popular que aún hoy en día, se sigue llevando a cabo en México, es el de disfrazar a las niñas en los festejos de la Revolución Mexicana, como “adelitas”.
Este atuendo consiste generalmente, en una falda larga de colores brillantes, camisa, peinado de dos trenzas y escopetas o municiones de juguete. Sin embargo, estos singulares personajes de la cultura mexicana, más que ser motivo de entretenimiento infantil, tienen un lugar muy importante en la historia.

Las Adelitas mexijacas que participarón en la revolución

Por allá del año de 1910, cuando surgía la rebelión en contra del gobierno del presidente Porfirio Díaz y comenzaban los albores de la Revolución, muchas mujeres se involucraron en la guerra civil, ayudando a los hombres que acudían a pelear.
Ellas se encargaban de labores básicas como prepararles los alimentos que consumían en las barricadas, curarles las heridas y hasta transportar las municiones que utilizarían en la batalla. ¡Incluso hubo más de una que se incluyó de lleno al ayudar a disparar en los enfrentamientos!

El mote de “adelita”, hace referencia a una mujer en especial: Adela Velarde Pérez, quién se desempeñaba como enfermera y tuvo mucha participación en el movimiento opositor a la usurpación de Victoriano Huerta; atendiendo a los villistas que formaban parte de la División del Norte, como parte de la Brigada de la Cruz Blanca.
Tiempo después, le sería concedido un homenaje como consideración a sus esfuerzos en la guerra.

Homenaje en la actualidad a aquellas mujeres, las Adelitas.