10/1/14

Deja un comentario

Curiosidades sobre las fajas en el embarazo

Esta es una pregunta recurrente en muchos embarazos ¿Es recomendable usar una faja durante el embarazo?
Según contestan muchos médicos, estas fajas para la maternidad no tienen porque resultar perjudiciales, eso si, siempre que estas fajas sean específicas para este cometido, ya que no vale cualquier otra faja.

De este modo, vemos que no hay ningún inconveniente en utilizar una faja durante el embarazo siempre que sea una adecuada. Puedes encontrar más informacion aquí.

Conforme va creciendo la tripa de la embarazada, empiezan a notarse los primeros dolores y molestias, sobre todo en la zona lumbar y en otros casos en la zona pélvica, debido a que no se esta acostumbrada a este peso y a la presión que comienza a ejercer el bebe.

fajas para embarazadas

Con este tipo de fajas se puede aliviar este dolor en la zona baja del abdomen y en la espalda, nos ayudará a andar y sentarnos con más comodidad y algo más de movilidad.

Como ya hemos comentado, la utilización de fajas no está contraindicada y será cada una la que comprobará los beneficios o no que le aporta.

El momento indicado para empezar a usar las fajas para embarazadas es a partir de la semana 25 ó 30, que es cuando empiezan a notarse más las molestias y será cuando su función sea más efectiva.

¿Como elegir estas faja de embarazada?

No valdrá cualquier faja, esta deberá ajustarse a nuestras medidas de altura y de anchura, de forma que se pueda respirar con naturalidad y no ejerza una presión excesiva. También tendrá que ser natural el hecho de sentarnos, sin que la faja nos moleste.

Esto es muy importante, la faja sirve para evitar dolores y molestias, ¡nunca para estilizar la figura ni sentirse favorecida estéticamente!

Una faja que apriete más de lo debido puede conllevar problemas de salud, al entorpecer una circulación normal.

En definitiva, las fajas para embarazadas pueden ser un complemente que te ayuden a llevar mejor los meses más complicados del embarazo, que no están contraindicadas siempre que se usen las correctas y de forma adecuada.