11/2/15

Deja un comentario

Karansebes, el mayor ridículo militar de la historia


Durante la guerra ruso-turca de 1787-1792, se produjo un suceso que puede ser el más estúpido que haya protagonizado el ser humano sobre un campo de batalla, ya que el ejército austriaco, se enzarzó el solo en una batalla contra sí mismo que dio como resultado más de 10.000 bajas.

El día después de la carnicería, sin saber aún las razones, llegó a las puertas de Karánsebes un ayudante de José II a descubrir lo que pasaba. Y la historia que descubrió fue simplemente absurda.
La caballería austríaca, los húsares, habían llegado al día anterior para inspeccionar el terreno donde se libraría la batalla contra el Gran Visir turco. En vez de cumplir con su labor, se encontraron con un grupo de gitanos que contaban con grandes reservas de aguardiante que estaban dispuestos a vender. El resultado, fue que compraron todas esas reservas de alcohol, que rápidamente fueron evaporándose.

karansebes, batalla

Más tarde llegó un grupo de infantería a investigar que había pasado con los húsares, y se los encontraron totalmente borrachos y claro está, quisieron unirse a la fiesta de los húsares. Estos, por su parte, no tuvieron mejor idea que montar una barricada para proteger el último barril de alcohol que les quedaba.

Con toda la gente borracha, se escuchó el primer disparo y gritos de “turci, turci”, se entendió como, “llegan los enemigos”. Ahí se desató el caos más absoluto ya que había gentes de diferentes nacionalidades y hablaban distintas lenguas, que no hizo más que incendiar aún más ese caos, ya que al salir la gente en desbandadas, las ordenes de “halt, halt”, que significaba “deténganse”, se interpretó como “Alá, por Alá” y se pensaba que era otra vez el enemigo incrementando el caos.

curiosidades militares

Tras la lluvia de proyectiles, gente atacando sable en mano a todo lo que se movía, muchos volvieron al campamento. Al volver en un estado deplorable, embarrados y con la cara negra por el humo, nadie fue capaz de identificar a los que eran sus aliados y acabó con el emperador José II huyendo en caballo, que al no conocer el terreno, acabó cayendo del caballo sobre un agujero lleno de excrementos.

Y este fue el resultado del mayor ridículo militar de la historia, sucedido hace más de 200 años en la campiña de Karansébes.


Encuentra aquí las mejores ofertas en vuelos: http://zorrodelahorro.com.mx/


Sigue leyendo en Adelantando el Mundo:  Nicola Tesla, una injusticia histórica