25/1/16

Deja un comentario

La Marihuana y su hermano feo, el Cáñamo


Casi todos sabemos que la marihuana es una planta que el ser humano utiliza desde hace milenios. Sin necesidad de ser un experto en semillas para opinar sobre las nothern light (una cepa especialmente apreciada por los consumidores más sibaritas) quien más quien menos puede contar una curiosidad sobre esta planta que están en nuestra vida aunque solo sea como estereotipo desde que nacemos. Ya en la antigua China la planta se usaba como alimento, combustible, medicina y ropa. Evidentemente nos referimos al cáñamo, que todavía hoy se usa como fibra textil y cada vez más como un estupendo aporte de proteínas vegetales, pero ya entonces se sabía que la variante femenina de la planta era un potente anestésico cuando debían realizarse cirugías rudimentarias. Además, en el ámbito de la medicina, es un genial potenciador de la capacidad pulmonar. 

Algunas curiosidades sobre el cáñamo

Cada vez más universidades se dedican al estudio de sus potentes facultades en el tratamiento de algunos casos especialmente agresivos de epilepsia y en la minimización de los efectos secundarios de la quimioterapia. La marihuana se dice que da mucha risa, y mucha hambre (hasta eso tiene una explicación científica ya que inhibe la recepción de la leptina, la hormona que controla la saciedad) y otras muchas cosas que la convierten en una noticia siempre de actualidad, pero como pasa a veces con los hermanos feos, la planta que resulta realmente asombrosa es el cáñamo, su versión masculina: sobre cáñamo se escribió la primera declaración de independencia de los EEUU.  

El coche de cáñamo de Henry Ford

El aceite de cáñamo es el alimento más rico en omega-3 de la tierra, que se sepa. Henry Ford, dueño de la marca de coches Ford, creó un modelo que funcionaba con cáñamo y estaba hecho de este mismo material. Sostenía que era diez veces más sólido que el acero.  Y para terminar (aunque las curiosidades son inagotables), enriquece el suelo en el que se cultiva, tanto es así, que en el siglo XVII y XVIII estaba en contra de la ley negarse a cultivarlo. ¿El cáñamo es el futuro? Eso parece.