20/5/13

Deja un comentario

Savonarola y la Hoguera de las Vanidades

En el año 1452, vivía en la ciudad de Florencia, Italia, Girolamo Savonarola, un hombre entregado a su papel como monje dominico y que despreciaba de manera absoluta, todo aquello que estuviera relacionado con los conceptos vánales: las ropas lujosas, los cosméticos y ungüentos de belleza, las joyas, incluso objetos que denostaban expresiones de arte como las pinturas, los instrumentos musicales y los libros.

Girolamo Savonarola propugnaba las Hogueras de las Vanidades

En aquel entonces, Italia era la cuna de diversas manifestaciones artísticas, un hecho que influyó bastante en la realización de lo que posteriormente se conocería como “hogueras de las vanidades”, impulsadas por el mismo Savonarola. Dichas fogatas consistían en enormes lumbres que se encendían en diversos puntos de Florencia, para arrojar todo tipo de artículos como los descritos arriba.

La más famosa hoguera de la vanidad que se haya visto por aquellos tiempos, fue la que tuvo lugar un 7 de febrero de 1497, llevada a cabo en la Plaza de la Señoría.

Pintura de aquella Hoguera de las Vanidades

Dicho lugar sería el mismo en el que tiempo después, los habitantes florentinos presenciarían la ejecución de Savonarola, a causa de sus ideas contrarias a la Iglesia Católica, a la que gustaba de criticar y reprender por el estatus social del que gozaban sus altos funcionarios, y los bienes materiales con los que se había hecho abusando de la fe de las personas. Cabe destacar que también se había ganado la aversión de los Medici, familia dominante y muy influyente en Florencia.