18/6/13

Deja un comentario

La "mala sangre" del experimiento Tuskegee

También conocido como “Estudio Tuskegee sobre sífilis no tratada en varones negros”, fue un procedimiento realizado durante los años 1932 y 1972 para estudiar el desarrollo y consecuencias de la sífilis, en ese entonces una enfermedad grave cuyas consecuencias eran mortales. Para esto, los médicos relacionados con el experimento se encargaron de movilizar a 399 hombres de raza negra en la ciudad de Tuskegee, en Alabama, con el fin de supuestamente examinarlos por un período de 40 años.

La mala sangres del Experimento Tuskegee

Dichas personas eran reclutadas aún sin otorgar su aprobación, con la excusa de que estaban infectadas con el mal al que denominaban como “mala sangre”, y después recibían medicamentos altamente tóxicos para el organismo, ocasionando la muerte de más 100 de ellos; la mayoría a causa de dificultades derivadas por los tratamientos administrados.

Para 1947, el desarrollo de la penicilina había revolucionado el mundo de la medicina, como una solución efectiva a diversas afecciones entre las que se encontraba la sífilis. No obstante, el equipo a cargo del experimentó de Tuskegee ocultó este hecho del conocimiento de sus pacientes afroamericanos, advirtiéndoles incluso que se abstuvieran de probar con dicho medicamento.

Además de los 399 afectados por el estudio, se tuvo constancia de 40 mujeres externas que resultaron contagiadas con el virus de la sífilis y 19 recién nacidos que habían llegado al mundo infectados.