7/4/14

Deja un comentario

Ojos, hormigas y Buñuel, uno de los estrenos más polémicos del cine español


Una película que ha dado mucho de que hablar a lo largo de la historia del cine español fue la película surrealista por excelencia, Un Perro Andaluz, dirigida por Luis Buñuel con guión suyo y de Salvador Dalí.
Esta película desató una gran polémica cuando fue publicada, culpa de ello lo tuvieron las imágenes usadas, el guión en sí y porque nadie entendió qué se quería mostrar realmente en ella.

Cartel de la película Un Perro Andaluz de Luís Buñuel

Según expertos las imágenes y los detalles tienen significados tales como: las cuerdas reflejan los impedimentos morales, los dos corchos se refieren a la frivolidad de la vida, las dos calabazas secas son testículos, los curas hacen mención a la religión, el piano simboliza el lirismo del amor y los burros a la muerte, entre ortos.

Cuando Buñuel supo que intentaban descifrar el contenido de las escenas se limitó a explicar que solo buscaban la esencia surrealista: no aceptar idea ni imagen alguna con una explicación racional, psicológica o cultural, y no admitir más que las imágenes que les impresionaran, sin necesidad de averiguar por qué.

Su finalidad era realizar un film que escandalizara, destinado a devolver a cada espectador al medio arcano de su infancia, a las fuentes del sueño, del destino y el secreto de la vida y de la muerte.

Cartel de la película Un Perro Andaluz de Luís Buñuel

Sus declaraciones pasaron un poco desapercibidas ya que hubo gente que siguió buscando un significado y, presionado por el núcleo surrealista de André Breton principalmente, acabó contestando que la película no era más que un llamamiento público al asesinato.
Está claro que sus declaraciones generaron mucha controversia. Como también lo hizo el título, éste nada tiene que ver con la película, se refiere a un poema que había compuesto Buñuel hacía tiempo pero Lorca, que era andaluz e íntimo de Buñuel, siempre se sintió aludido e insultado por su “gran” amigo.

Otra imagen que hoy día sigue siendo chocante y permanece en la memoria de todos es la del ojo abierto por una navaja de afeitar, muchos piensan que es un montaje pero, fue rodada sin efecto especial alguno, se utilizó un ojo de vaca para dar el realismo que buscaban.

Por último, el impacto de su estreno fue tal que recibió entre unas 40 o 50 denuncias pidiendo su prohibición. Al final, los dos compañeros, el impacto que buscaban lo causaron quedando satisfechos con su trabajo.

Os dejo la película del año 1929 de 17 minutos de duración y que fue restaurada en el 2003, obteniendo una imagen de una calidad bastante aceptable.

Como curiosidad, os diré que aparece el propio Dalí en el minuto 11 (el hombre arrastrado de la derecha de la imagen), cuando este tenía aun 25 años y Buñuel tenía 29.