1/7/14

Deja un comentario

El pan con mantequilla, un invento de Copérnico


Curiosidades históricas del pan con mantequilla

No todo es lo que parece ni siempre se ha usado con el mismo fin. Hay una costumbre que se cree francesa, otros la creen propia de la dieta mediterránea, lo que sí es seguro es que forma parte de muchos desayunos, esta es la de untar el pan con mantequilla, algo que se incluye en todos los desayunos de hoteles y que muchos hacemos sobretodo los fines de semana cuando disponemos de tiempo suficiente para disfrutar de un buen desayuno. Pues bien, su origen no es ni mucho menos tan sabroso como parece y, curiosamente, está vinculado a uno de los grandes de la historia, Copérnico fue su inventor por extraño que parezca.

Este gran astrónomo no sólo lanzó su teoría de que el Sol es el centro del universo y la Tierra un planeta más que gira a su alrededor sino que, destapó un gran misterio salvando muchas vidas y creando lo que se convertiría en uno de los desayunos más típicos a nivel mundial.

Curiosidad histórica de Nicolás Copérnico

En 1519 Copérnico se encontraba en Allenstein, ciudad del noreste de la actual Polonia, cuando estaba siendo sitiada. Dentro de la localidad se estaba expandiendo una plaga mortal por culpa de ingerir pan en mal estado. Copérnico descubrió que el pan era el epicentro de esta plaga cuando probó a dar diferentes dietas a varios de los habitantes de Allenstein, fue un trabajo científico de campo que llevó a cabo.
Como no sabía si el pan estaba siendo manipulado y contaminado por los enemigos, o si era debido al contacto con la suciedad que residía en la propia ciudad se dispuso a buscar una repuesta.
Para encontrarla pensó en untar el pan de dentro de la ciudad con algo comestible de color blanco o claro ya que se quedaría pegada y se vería así si el problema era este, el de la propia ciudad, o si el problema era algo que provenía de fuera. Fue un rotundo éxito ya que de todas formas el pan tuvo un aspecto sucio y fue desechado por los que subministraban la comida así que, sin pan la plaga se controló y apaciguó.

Puedes seguir leyendo otra curiosidad histórica:  Besar a tu jefe en la Edad Media