24/10/14

Deja un comentario

Las cortesanas del s. XVI, cómo las mujeres consiguieron cierta independencia


En el siglo XVI las mujeres de clase alta no tenían acceso a la educación, se les enseñaba sólo a coser, cantar, tocar el piano y bailar, eran meros objetos de entretenimiento y obediencia para sus maridos y ser culta no era una cualidad, más bien era sospechoso pero, no todas decidiron seguir ese camino.

Las cortesanas en esa época adquirieron su máximo esplendor en ciudades más abiertas de mente como Venecia; convertirse en cortesana suponía para una mujer joven una promoción, algo importante. Recibían los mismos pagos que las esposas pero con la diferencia de que ellas podían acceder a los bienes y lujos mientrtas que las esposas no.

Las dificultades de la mujer en una sociedad dominada por el hombre

Una mujer entendida en la época como respetable, estaba continuamente controlada por su padre, hermano o marido; la cortesana podía comprar a su antojo, pasear dónde quisiera y con quien le pareciera, a parte de ir a sitios como el teatro, cafés y fiestas de la corte. Tenían entrada libre en sitios de hombres.

Descubrieron además que para entretener a un hombre no era suficiente una cara bonita y un cuerpo cuidado sino que también precisaban entretenimiento a nivel intelectual, eso fue algo muy favorecedor para las chicas que les gustaba leer, aprender y estudiar. Siendo cortesanas tuvieron acceso a unos conocimientos que no hubieran adquirido de ninguna otra manera.

Las cortesanas consiguieron cierta independencia y poder

Otra gran diferencia con las esposas es que de ellas no se esperaba fidelidad, con lo que pudieron sacar partido de ello y tener diferentes protectores, haciendo así sus arcas cada vez más amplias y llegando a ser más ricas en algunas ocasiones que sus propios protectores. Un secreto muy valioso que descubrieron fue que, los que dominan, pronto aborrecen sus propios poderes y, el deseo les invade al ver a una dama valiente y libre, además de ser económicamente independientes.

Fueron mujeres sin ataduras, con iniciativa y decisión. Llevaron a desacreditar la imagen de mujer dócil y sumisa, privada de las diversiones del mundo y devota al marido oponiéndola a la imagen de la joven bonita y divertida que decide el rumbo de las relaciones que tiene con el sexo opuesto.

No eran muchas las opciones que tenían, pero al menos fue un paso adelante para decidir sobre ellas mismas y ganar algo de independencia.


Puedes seguir leyendo en el blog: La visión de la mujer en la historia por la iglesia

Comparte los post en las redes sociales:)