5/2/16

Deja un comentario

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos


Para que un medicamento que se encuentra en la antesala de producción pueda pasar de los laboratorios a las farmacias debe demostrar que es más eficaz en su tratamiento que un elemento sin compuestos químicos. Imaginemos un caso en el cuál los sujetos de estudio sean más sensibles al efecto placebo que otros. ¿Qué es lo que pasa entonces?

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos

La respuesta nos la da Kathryn Hall, que es una investigadora de la Universidad de Harvard: “El resultado tendría unos errores de base tan importantes que invalidaría cualquier estudio posterior y por tanto nunca tendríamos la certeza de si ese medicamento es tan bueno como parece ser”.
La solución al problema

Para solucionar todo esto sería necesario conocer ese nivel de susceptibilidad de los individuos antes de comenzar la investigación. Esto era algo imposible hasta hace poco, cuando Kathryn Hall descubrió el placeboma, que es el conjunto de genes que tienen una implicación directa en estas cuestiones.

Los placebomas: enemigos Nº 1 de los placebos

Según el estudio publicado el pasado mes de mayo, la fiabilidad de las investigaciones clínicas aumentaría si se seleccionara a los individuos más adecuados para estos ensayos, teniendo en cuenta valores hasta ahora desestimados como la susceptibilidad hacia el efecto placebo. Todo esto ahorra no solo tiempo y dinero, sino que asegura que el medicamento que se quiere probar realmente produce los resultados deseados.

Y es que las vías neuronales pueden jugarnos una mala pasada y hacernos creer lo contrario. Para ello, la doctora Kathryn Hall propone entre otras cosas incluir un tercer grupo sin ningún tratamiento, para así poder detectar las consecuencias del mismo.
Sea como sea, esta nueva técnica supone una revolución para la industria farmacéutica, y es que detectar el placeboma de un individuo nos va a permitir mejorar los procesos de prueba de todos los futuros nuevos fármacos, centrándonos en su efectividad y no en falsas sensaciones de bienestar.


Sigue leyendo nuevas curiosidades en Adelantando el Mundo: ¿Quien inventó el secador de pelo?